Nuestro comentario de “El escándalo”: reacción en cadena

Precuela histórica de las acusaciones de violencia sexual al productor Harvey Weinstein que revolucionaron el showbiz, El escándalo recrea un caso igualmente cercano en repercusión y contexto laboral: el filme de Jay Roach se centra en la caída del trono de Roger Ailes (John Lithgow, bajo sendas capas de maquillaje oscarizado), fundador y director del emblemático canal Fox News, luego de que un caudal de víctimas saque a la luz sus tejemanejes carnales de oficina.

En el filme son sus empleadas Megyn Kelly (Charlize Theron), Gretchen Carlson (Nicole Kidman) y Kayla Pospisil (Margot Robbie) las protagonistas que de distinta forma desatan el efecto dominó de justicia.

Otro magnate inefable ocupa la primera parte de la película: Donald Trump, que en plena campaña por la presidencia en 2016 entra en debate –lluvia de tuits ofensivos incluidos– con la tenaz Megyn, estrella prime time de la señal de noticias. Las internas entre ella y Ailes por el tironeo mediático gestado con Trump –Fox es antena de intereses republicanos, en sintonía con su audiencia– introduce la primera distancia entre el CEO y una subalterna.

Pero será la díscola y nunca del todo aceptada Gretchen –otro ícono de informativo– quien apunte específicamente contra Ailes al tramar con sus abogados la denuncia por abuso que marcará un antes y después en el prontuario audiovisual estadounidense. Sin ambages y con cierta vertiginosidad, lo sostenido por Gretchen se ilustra a continuación en la irrupción accidental de la ambiciosa e inexperta Kayla en el despacho temible de Ailes. Ya de por sí grotesco en sus rechonchas y añejas dimensiones, el mandamás la induce a subirse la falda como prueba de una exigida “lealtad”.

El escándalo camina las riesgosas cornisas de la caricatura y el panfleto no sin matices: la risueña voz en off, el ritmo veloz y los movimientos de cámara estilo mockumentary (falso documental) parecen desdecir el dramatismo (y es que Roach hizo base en la comedia con Austin Powers y La familia de mi novia y el guionista Charles Randolph escribió La gran apuesta, que marcó el reciente salto al drama de Adam McKay).

El filme asimismo muestra cómo la lógica corporativa atraviesa el género, y así hombres y mujeres de la empresa apoyan el silencio cómplice, incluida una periodista gay y progresista. Son contrastes oportunos aún presos de un manual estándar, más próximo al liberalismo conservador de Fox (y Hollywood) que a un tratamiento radical.

Calificación: buena

El escándalo. EE.UU., Canadá, 2019. Dirección: Jay Roach. Guion: Charles Randolph. Con: Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie. 109 minutos. Apta para mayores de 13 años, con reservas.

WhatsApp-Image-2019-10-15-at-12.09.12-PM_1582321909.jpeg