EE.UU.: el supermartes podría definir al postulante demócrata

La carrera demócrata en Estados Unidos entró en una fase decisiva con todas las miradas centradas en el supermartes de hoy, la megajornada electoral que repartirá el 34 por ciento de los apoyos para lograr la candidatura del partido y a la que el senador progresista Bernie Sanders llega como gran favorito, aunque la sorpresiva renuncia de Pete Buttigieg daría renovado impulso al otro rival, Joe Biden.

Tras la rotunda victoria de Biden en las primarias del sábado último en Carolina del Sur, la gran pregunta es si el ex vicepresidente de Barack Obama será capaz de traducir ese triunfo en un impulso notable en los 14 estados que votan hoy, y que en su mayoría se inclinan a favor de Sanders. “Creo que nos va a ir mejor de lo que la gente cree”, dijo Biden el domingo.

Junto a California, votarán hoy otros estados importantes por su población y peso en las elecciones generales de noviembre como Texas, Colorado, Carolina del Norte y Virginia; además de Alabama, Arkansas, Maine, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y el territorio de la Samoa Estadounidense.

Sondeos

Sanders parte como favorito en las encuestas en al menos ocho de esos estados, incluidos los grandes premios de California y Texas, además de en otros importantes del oeste como Colorado y Utah.

Biden reconoció que no tiene tanta infraestructura en los estados que votan hoy porque “no tenía dinero” suficiente y porque centró sus recursos en Carolina del Sur, pero confió en llevarse su parte de delegados y en el éxito de su estrategia a largo plazo.

El exvicepresidente tiene opciones de ganar en al menos uno de los estados del sur que votan el supermartes, el de Alabama, donde se desplazó para hacer campaña, y confía en disputarle a Sanders los estados de Carolina del Norte y Virginia, donde le pisa un poco más los talones al senador en las encuestas.

El gran interrogante del supermartes girará en torno a la entrada en juego del magnate Mike Bloomberg, que se sumó tarde a la contienda demócrata y decidió no competir en los cuatro primeros estados en votar, por lo que debuta en las papeletas.

El exalcalde de Nueva York, una de las personas más ricas del mundo, inundó de anuncios las cadenas de televisión y se ha ofrecido a gastar hasta mil millones de dólares de su fortuna para ganarle en noviembre al presidente Donald Trump, incluso si finalmente no es él el candidato demócrata. Pero sus rivales en las primarias lo acusaron de querer “comprar” la candidatura.

Dado que los precandidatos deben obtener un mínimo del 15 por ciento de los apoyos en cada estado para llevarse algún delegado (es decir, representantes de los votantes que los apoyarán en la convención partidaria), es posible que después del supermartes alguno más de los seis aspirantes en pugna ponga fin a su campaña.

Precisamente, las pocas perspectivas de arañar delegados que tenía Pete Buttigieg contribuyeron a su decisión de poner fin el domingo a su campaña, un anuncio que llegó por sorpresa y se supone que beneficiará a Biden.

El aspirante más joven del Partido Demócrata, 38 años, había sido alcalde de la pequeña localidad de South Bend, en Indiana, lo que no fue impedimento para que pronto se colocase como uno de los favoritos tras cosechar buenos resultados en las encuestas de opinión.

Una jornada crucial para definir la candidatura

El llamado Supermartes siempre ha sido una fecha crucial para consolidar o derrumbar campañas y para aportar claridad al rumbo de las primarias, pero este año cobró todavía más peso por incluir entre los estados que votan a California, el territorio más poblado del país y de fuerte mayoría demócrata.

Sanders. Hoy busca una ventaja que lo confirme en la candidatura. (AP)